El tesoro de Rackham el Rojo
CONTENIDO

Embarcados en el Sirius,  el barco del capitán Chester, amigo de Haddock, éste, Tintín, los hermanos Hernández y Fernández y el profesor Tornasol (que aparece por primera vez en el álbum anterior), ponen rumbo a las coordenadas encontradas en los pergaminos hallados en los mástiles de los 3 barcos a escala de El Unicornio. Cuando llegan se dan cuenta de que el caballero de Haddoque escribió dichas coordenadas teniendo en cuenta el meridiano de París y no el de Londres por lo que, tras una primera decepción, ponen rumbo a la nueva latitud. Hallan la isla en la que se supone estaba fondeado El Unicornio. La inspeccionan a fondo pero no hallan el tesoro. Entonces en el submarino que inventó Tornasol se sumergen en busca del precio; pero la búsqueda es infructuosa. De regreso a puerto. Cuando dan por perdido el tesoro y finalizada la búsqueda, el profesor Tornasol -que con el dinero de su submarino ha comprado el castillo de Moulinsart propiedad del caballero de Haddoque- descifra unos documentos encontrados en el precio que dan la pista a Tintín para hallar finalmente el tesoro en los sótanos del castillo.

EDICIONES

Editorial Casterman, 1944 en francés  y en color
No ha habido modificaciones
Editorial Juventud.
Primera edición: 1959, con lomo de tela azul
Traducción del francés: Concepción Zembrera
Sin ISBN en sus cinco primeras ediciones (falta confirmar la sexta edición)
ISBN 13: 978-84-261-1036-7 (978-84-261-1399-3, rustica)
ISBN 10: 84-261-1036-3 (84-261-1399-0, rustica)
Encuadernado en cartoné   Formato: 23 x 30 cm



ejemplo de rollover
Pasar el ratón para ver la contraportada

HISTORIA

El capitán Hadddock se rehabilita ante los lectores, no porque haya dejado la bebida, sino porque nos demuestra que es capaz de gobernar un barco. Las coordenadas que han encontrado en los pergaminos les han dado el punto exacto donde El Unicornio tuvo que ser hundido por su antepasado, que prefirió destruirlo antes de que cayera en manos de los piratas. Y hacia ese punto se dirigen. Sin embargo, Hergé, en un alarde de ingenio, confude a sus personajes que con esa latitud y longitud no encuentran la famosa isla. Tras la decpeción, Tintín se da cuenta astutamente que el caballero de Haddoque debió utilizar las coordenadas según el meridiano de París y no el de Londres, que aunque ambos están en la misma longitud, mantienen una diferencia de 4º 26' de latitud. En el mapa de más abajo he colocado las dos coordenadas según uno y otro meridiano.


El castillo de Moulinsart está inspirado en uno de los palacios más bellos del valle del Loira. Existe, pues, en la realidad, Se llama castillo de Cheverny. Al parecer, Hergé lo vió en un catálogo y en él se inspiró para convertirlo en el regalo que el rey Luis XIV hace a su caballero de Hadoque. Hergé se limitó a suprimirle las dos alas extremas. Hoy, el palacio real, es un museo con valiosas piezas de arte y una colección de recuerdos de las aventuras de Tintín.




Es decir, en los 3 pergaminos las coordenadas eran:   20º 37' 42 '' N   - 70º 52' 15''  W.  Pero, según se mida la longitud oeste desde el meridiano de Londres o del de París la posición del punto exacto es distinta. El capitán Haddoque midió la longitud desde el meridiano de Greenwich, cuando debía haberlo hecho desde el de París que está a 2º 20' 14" más al este del inglés.

El caballero de Haddoque relizó los pergaminos conforme al meridiano de París que en aquellas fechas rivalizaba con el de Londres. En 1884,  la Conferencia Internacional del Meridiano decidió con la abstención de Francia, elegir el de Greenwich como meridiano de referencia.

En realidad, para alcanzar el punto en que se hundió El Unicornio esas mismas coordenadas medidas desde París debían ser  20º 37' 42 '' latitud norte y 68º 32' 1'' longitud oeste, es decir, 2º 20' 14" más al este de donde el barco Sirius se dirigió al principio. Y efectivamente, allí estaba la isla con la ensenada en la que su antepasado hundió El Unicornio.

Al final, como queda dicho, Tintin encuentra el tesoro; el profesor compra el Castillo de Moulinsart y allí se va a vivir con el Capitán; pero curiosamente no lo hace Tintín que seguirá viviendo en la calle Labrador.





TINTÍN DESDE MI INFANCIA
VOLVER AL INDICE